lunes, 14 de abril de 2008

Alegaciones al Plan Hidrológico de Cuenca

La Confederación Hidrográfica del Norte inició en diciembre del año pasado un proceso que culminará en la elaboración de un nuevo Plan Hidrológico de Cuenca. Se inicia con un proceso de participación pública y la elaboración de un informe ante el cual diversos colectivos asturianos y personas concienciadas se han unido para presentar alegaciones en común. Alegaciones que asumimos como Plataforma y de las que dejamos aquí un resumen.

La Confederación Hidrográfica del Norte (CHN) ha presentado los primeros documentos previos en el proceso de planificación hidrológica que concluirá en la elaboración de un nuevo Plan Hidrológico de Cuenca. Este Plan es preceptivo que esté redactado siguiendo los criterios que impone la Directiva Marco del Agua (DMA). Esta Directiva tiene por objeto establecer un marco para la protección de las aguas superficiales, continentales, de transición, costeras y subterráneas; busca la protección, la prevención de su deterioro y la mejora del estado de los ecosistemas acuáticos; la protección de los ecosistemas terrestres y humedales, en cuanto a sus necesidades de agua y su íntima interrelación con los ecosistemas acuáticos; y el promover el uso sostenible del agua basado en la protección a largo plazo de los recursos hídricos disponibles.

Las alegaciones presentadas en común por diversos colectivos asturianos y personas concienciadas en este proceso de planificación se podrían resumir en los siguientes puntos:

  • Una falta de interés en la CHN por impulsar la sensibilización social sobre la gestión del agua, exigida por la DMA, especialmente sobre la participación, el ahorro y la eficiencia.
  • La escasa calidad de los datos técnicos disponibles sobre recursos (especialmente aguas subterráneas), demandas, caudales de ríos, climatología, etc. Desde la elaboración del caduco Plan Hidrológico de Cuenca Norte II, que fue aprobado en el 1998, no se han realizado nuevos estudios, contando con datos antiguos, insuficientes y que no tienen en cuenta el cambio climático que afectará a un elemento tan fundamental como es la precipitación y la temperatura.
  • No apreciamos una voluntad de avanzar de forma clara en la recuperación de costes, algo que exige la DMA y que hace necesario que los precios del agua reflejen todos los costes económicos, ambientales y sociales del abastecimiento y el saneamiento. Una política de precios que grave el despilfarro y abandone la política de subvención a la gran obra se impone para una gestión sostenible.
  • Los estudios de demanda presentados por la CHN son muy insuficientes ya que son datos estadísticos. No responden a los criterios de la DMA. Es necesario conocer cuánta agua se consume en abastecimientos urbanos, cuánta en industrias, cuál es la pérdida en redes, etc. También las posibilidades de reutilización del agua depurada, tratando de avanzar hacia el cierre de los ciclos como requiere una visión desde la ecología urbana.
  • Por último, teniendo en cuenta el proceso de planificación abierto, y que ese proceso exige considerar criterios muy diferentes a los de planes anteriores, exigimos una moratoria en la construcción de nuevos embalses como el de Caliao mientras el nuevo Plan Hidrológico no esté disponible a finales de 2009.