jueves, 16 de agosto de 2007

Comunicado de solidaridad con Itoiz


Una veintena de personas están siendo enjuiciadas por oponerse al violento desalojo del pueblo de Itoiz, ordenado por el gobierno navarro hace cuatro años, con el fin de permitir la anegación del valle. Itoiz fue una continuación de una larga lista de despropósitos hídricos. Muchas de estas insensateces, como el pantano de Riaño, demostraron posteriormente la irrealidad de sus pretendidos beneficios y lo innecesario de tanto daño ambiental y dolor humano.

Este verano está teniendo lugar el juicio contra una veintena de personas por oponerse al violento desalojo y la demolición del pueblo de Itoiz. El desalojo, una agresión salvaje perpetrada hace cuatro años por el Gobierno de Navarra, resultaba un requisito indispensable para la construcción de un embalse que ha despertado una enorme oposición popular. Para llevarlo a cabo no se escatimaron medios: la violenta actuación de la Policía Foral se complementó con el bloqueo de los accesos al pueblo y la prohibición de entrar en él a los medios de comunicación.

Sobre las personas que resistieron en el pueblo pende una condena de nueve meses de cárcel, más una multa de 36 mil euros para pagar los gastos policiales ocasionados por el propio desalojo. Hoy en día los daños materiales y psicológicos causados por la construcción y llenado del pantano continúan, y multitud de personas de la zona están abandonando sus casas ante los frecuentes temblores de tierra y el evidente deslizamiento de las laderas del embalse. Desde la Plataforma por la Defensa del Parque de Redes queremos mostrar nuestra solidaridad con l@s compañer@s encausad@s; exigimos su absolución y la paralización del embalse de Itoiz.

Bajo la aparente necesidad de más agua y más embalses, justificada como el único medio de paliar los efectos de la sequía, se ocultan argumentos menos confesables. Es el ingente poder de la industria del cemento y el sector de la construcción, combinado con la sed insaciable del sector turístico y las urbanizaciones de segundas residencias, lo que ha venido dictando la política hidráulica seguida en el Estado Español durante los últimos treinta años. Ante la potencia de esos intereses, los daños ecológicos, paisajísticos y sociales de dicha política quedan relegados a un segundo o tercer plano. Y cuando l@s damnificad@s por esta política ejercen su legítimo derecho de réplica, la maquinaria estatal de la represión se encarga de poner las cosas en su sitio. Precisamente en estas fechas se cumplen veinte años del desalojo violento —perpetrado, en este caso, por el propio ejército— del pueblo de Riaño, para construir un embalse que, a la postre, se ha revelado innecesario.

Lo sucedido en Itoiz nos obliga a redoblar la lucha contra las grandes infraestructuras hidráulicas que se proyectan en Asturias, particularmente el embalse de Caliao. Al igual que el pasado septiembre, los días 29 y 30 de septiembre la Plataforma por la Defensa del Parque de Redes ha convocado unas Jornadas de reflexión y lucha contra dicho proyecto. El año pasado Delegación de Gobierno trató de impedir la acampada ordenando a la Guardia Civil identificar e intimidar a sus participantes; hoy, fruto de aquella acción, hay varias personas con multas administrativas pendientes.

Este año volveremos a organizar unas Jornadas Medioambientales en Caliao por más que pretendan impedírnoslo. Pero lo haremos no sólo para oponernos al proyecto de embalse sino también para exigir la paralización de toda una política depredadora de los recursos naturales. Una política que, vestida de progreso, está destruyendo nuestro entorno, nuestra historia y nuestra cultura.

1 comentario:

agustín lasai rodríguez dijo...

Desde Riaño os animamos y nos sumamos a vuestra causa que es la nuestra.
¡¡AUPA CALIAO!!
¡¡AUPA RIAÑO ...SIN PANTANO!!
UnAbrazo